Self-Learning > Agile Product Management

¿Quiénes son los Stakeholders?

5 min de lectura

Uno de los anti-patrones más comunes que he visto en los Product Managers ágiles es la creencia de que el trabajo es complacer a los Stakeholders. Esta afirmación debería ser un problema, excepto que, en la mayoría de los casos, se refieren a Stakeholders Internos. Esto está lejos de lo que sucede habitualmente en los equipos de producto exitosos. Profundicemos en el tema.

¿Quienes son los Stakeholders?

Definición de Stakeholder

Uno de los anti-patrones más comunes que he visto en los Product Managers ágiles es la creencia de que el trabajo es complacer a los Stakeholders. Esta afirmación debería ser un problema, excepto que, en la mayoría de los casos, se refieren a Stakeholders Internos. Esto está lejos de lo que sucede habitualmente en los equipos de producto exitosos. Profundicemos en el tema.

El primer paso es identificar a quién nos referimos cuando hablamos de nuestros Stakeholders. Entonces, repasemos una definición que me ayudó a entenderla durante varios años:

"Un Stakeholder es cualquier individuo u organización cuyo interés puede verse afectado positiva o negativamente por el proceso de desarrollo de un producto o el producto resultante". Esto se basa en la definición tradicional de "parte interesada" de proyectos que puede servir como punto de partida, así que hagamos doble clic.

Stakeholders Internos y Externos

En nuestro mundo de productos, un primer enfoque práctico sería dividir el grupo de partes interesadas en dos:

  • Externos: cualquier interesado ajeno a la empresa productora.
  • Internos: cualquier parte interesada dentro de la empresa productora.

Una vez que las partes interesadas se dividen en estos dos grandes grupos, podemos avanzar y dividir cada uno en subgrupos:

Stakeholders Externos

  • Usuarios: personas que usan tu producto y obtienen valor al hacerlo.
  • Clientes: personas que te pagan para que ellos, u otros, puedan acceder y utilizar el producto.
  • Reguladores: personas que establecen y hacen cumplir las normas para la industria/actividad en la que opera su producto.

Stakeholders Internos

  • Desarrolladores
  • Equipo ejecutivo y de liderazgo (CEO, CTO, COO, etc.)
  • Ventas
  • Marketing
  • Finanzas
  • Legal
  • Desarrollo de negocios
  • Compliance
  • etc.

Ahora, para simplificar, reorganizaremos los grupos en cuatro diferentes, siguiendo estos criterios:

  • Desarrolladores: todas las personas que trabajan para convertir las oportunidades en funciones de productos que funcionen. Esto incluye diseñadores de productos, diseñadores de UI y UX, programadores, evaluadores, etc.
  • Usuarios: personas que usan tu producto y obtienen valor al resolver sus problemas o satisfacer sus necesidades.
  • Clientes: personas que pagan para que los usuarios puedan usar tu producto. A veces, especialmente en los mercados B2C, los Usuarios son los mismos Clientes.
  • Stakeholders (internos o externos): partes interesadas que pueden influir en las decisiones y el éxito del producto.

El riesgo de complacer ciegamente a los Stakeholders

En muchas empresas, especialmente las que solían operar con un enfoque orientado a proyectos, hay un gran énfasis en complacer a los Stakeholders o, de manera muy similar, construir lo que piden los Stakeholders.

Pueden surgir varias dificultades al concentrarse solo en los requisitos de los Stakeholders internos, como los ejecutivos de la empresa, el equipo de marketing, el equipo de ventas u otro personal, sin incluir a los usuarios y clientes:

  • Desalineación con las demandas del mercado: Es posible que las partes interesadas internas no comprendan completamente las necesidades, los problemas o las preferencias de los usuarios finales o clientes. Si sus opiniones dominan cómo se desarrolla el producto, podría resultar en características que no están en línea con lo que el mercado necesita o desea.

  • Visión limitada: las partes interesadas internas pueden tener una perspectiva sesgada o restringida en función de los objetivos a corto plazo de la organización o la posición comercial específica. Esto podría dificultar la detección de nuevas oportunidades o la comprensión de tendencias más amplias de la industria.

  • Descuido de las consideraciones de ingresos: al concentrarse únicamente en los objetivos y puntos de vista internos, el producto puede no ofrecer características que los clientes valoren y estén dispuestos a pagar. Esta negligencia puede afectar la rentabilidad y viabilidad del producto.

  • Énfasis excesivo en la eficiencia interna: puede haber una propensión a priorizar características o modificaciones que simplifiquen el trabajo de los equipos internos, aunque no necesariamente mejoren la experiencia del usuario o satisfagan las necesidades del cliente.

Según la lista anterior, pueden producirse evaluaciones negativas y daños a la reputación de la empresa si el producto no cumple con las expectativas del usuario o del cliente porque se centra demasiado en las necesidades internas o en puntos de vista sesgados. Esto no significa que el equipo de desarrollo de productos deba ignorar a los Stakeholders internos; sus puntos de vista son fundamentales para comprender las capacidades y objetivos de la organización. Aún así, es igualmente importante equilibrar esto con las demandas y perspectivas de los usuarios y clientes para garantizar el éxito en el mercado.